26 oct. 2011

La juventud, con la figura de Néstor Kirchner.

Desde Chaco, el Espacio Bicentenario, en este primer aniversario de la partida de nuestro líder y referente contemporáneo, como lo és “EL”, reflexionamos sobre muchas cosas que han hecho posible que nuestra aparición en la escena política y social en Resistencia, en el Chaco y en el país lográramos mantenernos en la comunidad y pueda hacerse posible muchas tareas militantes.
La situación política de Chaco y la Argentina no daban para hacer más experimentos en materia económica, social, educativa, sanitaria y muchos menos seguir jugando con figuritas representativas de la farándula o de solo determinados sectores que eran “bendecidos” para ocupar cargos públicos y dilapidar el gasto público. Por ello a fines de la década del ´90 y principios de del siglo XXI, surge este hombre dentro del total anonimato y la frialdad de la Patagonia, que lo conocemos entre los que realmente ansiábamos un cambio y una vuelta de hoja en la historia neoliberal de nuestros compañeros, amigos, familiares, vecinos; dejar de lado la ganancia para unos pocos e ir por más, por todo para todos y todas, lo fuimos generando y logrando con programas, proyectos, planes y muchas tarea de información y divulgación de lo que proponíamos, pero como todo fuimos tildados de giles, idiotas útiles, o “los de kínder” entre otras formas de clasificarnos, y aun lo siguen intentando, sin darse cuenta que lo que hacemos, nos lo enseño “él” dar, entregar y ayudar, respetando la diversidad y la pluralidad, sabiendo que tenemos mucho que perder, pero no queremos regresar al pasado ni dejar que las corporaciones no llenen de imágenes y noticias sobre como vivir y que hacer de nuestras vidas a través de canales de comunicación que generan el vacío de contenidos para nuestras generaciones, es como que en la escuelas entreguen revistas de humor, en lugar de manuales o netbooks, como sí sucede en la actualidad.
Quien hubiera imaginado, tan solo 10 años atrás, todo el adelanto en aspectos económicos, energéticos, comunicacionales, educativos, sanitarios, culturales, sociales, alimentario, de reconocimiento en derechos laborales, civiles, humanos. Nosotros lo palpamos a diario, pues hacemos que muchos de lo descrito se hagan realidad entre nosotros, los del pueblo, los que dimos las fuerzas suficientes para que “ella” siguiera gobernando y profundizando un modelo de proyecto nacional y popular, inclusivo, distributivo, generador de mayores riquezas y nuevas tecnologías.
Hoy a un año de su partida, recordamos cuando fuimos en aquel colectivo despojado de toda bandería política, realmente vale decir lo sorprendente que fue mirar, observar, leer, escuchar y presenciar la presencia masiva de los jóvenes despidiendo a Néstor Kirchner y brindando su apoyo a la Presidenta. Por donde se lo miraba había juventud. Aquellos a los que muchos tildan de no comprometerse y vivir una vida despojada de todo, fueron los que con sus llantos, sus abrazos y sus cánticos emocionaron.
Se veía como cada vez que pasaba un grupo de jóvenes, al grito de “Fuerza Cristina” brindaban apoyo a la actual mandataria y luego rompían en llanto. La juventud, con la figura de Néstor Kirchner, tal como lo dice la nota, los testimonios y lo que se percibe en la realidad, recuperó las ganas de involucrarse en la militancia política. Y eso trasciende las fronteras del peronismo, ya que en otros partidos y organizaciones sociales se puede apreciar.
“Es ese amor del secundario que no olvidas más”, me decía una desconocida compañera. Y es que si nos ponemos a pensar, cuando estábamos en la secundaria el país estaba en la peor de sus crisis: la del 2001. Y veíamos como amigos, familiares y conocidos debían dejar al país en búsqueda de otros horizontes porque aquí no lo encontraban.
Nos resulta obvio, pensar la gran cantidad de jóvenes que se identificaron con una persona que devolvió (con su particular estilo político -sin discutir las formas-) la esperanza de que algo podía cambiar y se podía.
Y podemos afirmar que con su discurso confrontativo, el compañero Nestor Kirchner encabezó un tiempo en el que volvió a despertarse un interés por la política adormecido entre los jóvenes. Y al actual Presidenta lo continuará.
Y veíamos, como una despedida de otros tiempos políticos, solo visto en documentales, a miles de ciudadanos que corrieron, saltaron y cantaron por Néstor Kirchner bajo la lluvia durante horas. Era Pasión. Cientos de jóvenes, con banderas, venían gritando. Encabezaban el cortejo. Abrían paso al coche fúnebre que trasladó el cuerpo del ex presidente desde la Casa Rosada hasta Aeroparque. Acompañaron a Cristina al trote, mientras miraban de reojo el automóvil negro que llevaba sus restos.
Cantaban con entusiasmo y así anticipaban el paso de la caravana. Que a pesar de las lágrimas y el dolor, era el cierre de sus ojos y la apertura de millones; también significó nuestro fortalecimiento como organización y salir a defender el modelo, la gestión y aquí estamos en Resistencia, Chaco: 
ESPACIO BICENTENARIO con la fuerza del pueblo y de la juventud. (PRENSA E.B)

No hay comentarios:

Canal EB